Andrés, nos entristece tu partida.
Gracias por fortalecernos con tu lucha por nuestra salud y, sobre todo, por sentar el reclamo por una ciencia para los pueblos y ya no desde y para las corporaciones que rigen a nuestros gobiernos.

Housey, Leloir, Favaloro, Milstein, Carrasco, ¿algo en común?: una ciencia para los pueblos.
Distinto hubiera sido si los agentes de turno como el actual showman-pseudo-científico Dr. G (Diego GOLOMBEK) acompañado por sus 2 señores (definidos sin discreción como dos “brutos” en mameluco naranja que alucinan con los espejitos de colores de una ciencia para púberes), y su biogenético mentor, Lino BARAÑAO, hubieran estado la altura de su trabajo abriéndole la puerta grande que la agenda y los presupuestos en ciencia y tecnología le negaron a su investigación, y que el actual plan de divulgación científica consideró que no era “para todos”.